Make a gift today

El Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo presentan caso sobre esterilización forzada de una mujer VIH positiva ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos admite caso sobre la esterilización forzada de una mujer chilena con VIH

(COMUNICADO DE PRENSA) Más de una década después de que una mujer chilena fuera esterilizada por el hecho de ser VIH positiva, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)  anunció recientemente que conocerá el caso. Esta es la primera vez que un órgano internacional de derechos humanos decidirá un caso que refleja la discriminación sistemática y las violaciones a los derechos reproductivos de las mujeres con VIH en Chile. 

Esta semana la CIDH comunico la admisibilidad del caso de F.S. contra  Chile, siendo este el primer caso del Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo presentado ante el mencionado órgano de derechos humanos que aborda la situación de las mujeres chilenas con VIH. La CIDH revisara las violaciones de FS de sus derechos a la integridad personal, garantías judiciales, privacidad y protección a la familia, igualdad, protección judicial y derecho a estar libre de violencia.

Nancy Northup, presidenta y Directora Ejecutiva del Centro de Derechos Reproductivos afirmó que:

“Cada mujer en cualquier parte del mundo tiene el derecho fundamental a controlar su vida reproductiva, sin importar quién es, su estatus de VIH o si decide tener una familia o no”.

“Las acciones inconscientes del médico que decidió esterilizar a F.S., son una grave violación a los derechos humanos, ya que la privó de su capacidad para tomar decisiones sobre su salud reproductiva”.

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos al conocer el caso de F.S. está marcando un hito histórico que permitirá enviar un mensaje fuerte y claro a todos los Estados para que no permitan este tipo violaciones a los derechos humanos y en específico, que no ignoren este tipo de discriminación tan horrenda como lo es la esterilización forzada”.

F.S. es una mujer chilena con VIH que dio a luz en noviembre de 2002 por medio de una cesaría. Consciente de su condición de VIH positiva, el médico que le realizó la cesaría, la esterilizó durante el parto sin informarla y sin solicitar su consentimiento, esto a pesar de que la ley chilena requiere un consentimiento informado y por escrito de la mujer antes de cualquier procedimiento de esterilización. F.S. presentó una denuncia contra el médico en marzo de 2007, pero debido a una investigación deficiente por parte de la policía, el poder judicial rechazó el caso, alegando que F.S. había dado su consentimiento verbalmente para autorizar el procedimiento de esterilización. El sufrimiento físico y psicológico de F.S. persiste hasta el día de hoy.

El Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo, una organización no gubernamental chilena que trabaja alrededor del SIDA/VIH, presentaron el caso de F.S. ante la CIDH en el 2009. La petición argumenta que la esterilización forzada viola el derecho a estar libre de tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes; el derecho a la privacidad; el derecho a no ser discriminada y el derecho a un recurso judicial efectivo.

La petición solicita medidas de reparación para F.S., dentro de las que se encuentran: (i) la indemnización por el sufrimiento que le ha generado la esterilización forzada, (ii) la identificación y sanción de los responsables, y (iii) medidas de no repetición de los hechos a favor de las mujeres VIH positivas. La petición también busca cambios legislativos y de políticas necesarias para proteger íntegramente los derechos sexuales y reproductivos de las personas que viven con VIH/SIDA.  

“Durante esta última década, el Estado chileno ha fracasado en abordar las atroces injusticias que esta joven mujer padeció,” dijo Mónica Arango, Directora Regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos. “Ahora, esperamos que la CIDH aproveche esta oportunidad tan importante para exigir al Estado que cumpla con su responsabilidad internacional de sancionar a los responsables de la esterilización forzada de F.S.”

“Las mujeres que viven con VIH y SIDA, tienen el derecho a tomar sus propias decisiones médicas, incluyendo las relacionadas con su fertilidad,” dijo Sara Araya Directora Ejecutiva de Vivo Positivo. “La Comisión Interamericana de Derechos Humanos debe exigir al Estado chileno que diseñe e implemente políticas de salud que protejan los derechos de las mujeres con VIH y SIDA—castigando a cualquiera que discrimine y le niegue cuidados de calidad en materia de servicios de salud a las mujeres”.

En 2010, el Centro y Vivo Positivo publicaron el informe Dignidad Negada: Violaciones de los derechos de las mujeres VIH-Positivas en establecimientos de salud Chilena, el cual documentó los abusos sistemáticos por parte de los profesionales de la salud en contra las mujeres con VIH/SIDA en Chile, entre los que se encuentran las esterilizaciones no consentidas durante otros procedimientos médicos. El informe también resalta que el Estado chileno ha fracasado en proteger los derechos humanos de mujeres con VIH positivo, promoviendo un ambiente en el cual los profesionales de la salud de manera intencional discriminan a las mujeres.