Make a gift today

El Estado de Ecuador no protegió los derechos de las personas que viven con VIH

(COMUNICADO DE PRENSA) El Estado ecuatoriano violó los derechos humanos de una mujer joven que vive con VIH, según la sentencia Gonzáles Lluy y otros vs. Ecuador de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el órgano jurisdiccional más importante de Derechos Humanos en las Américas.

La Corte Interamericana determinó la responsabilidad internacional del Estado ecuatoriano por incumplir con su obligación de fiscalizar y supervisar la prestación de los servicios de suministro de sangre en las instituciones de salud, lo que conllevó a que Talía adquiriera VIH a través de una transfusión sanguínea.

En su decisión esta semana, la Corte Interamericana afirmó que los Estados son responsables por la prestación de servicios de salud de calidad a todas las mujeres y niñas, sin discriminación. En este sentido, hizo referencia a la decisión histórica del Comité CEDAW en el caso presentado por el Centro de Derechos Reproductivos sobre Alyne, una mujer afrobrasileña que no pudo acceder a servicios de salud materna de calidad, lo cual originó su muerte. En abril 2015, el Centro presentó un amicus ante la Corte Interamericana, en respaldo al caso de Talía, haciendo referencia a los estándares en la prestación de los servicios de salud de calidad establecidos en el caso de Alyne.

Catalina Martínez Coral, Directora Regional Encargada para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos, afirmó:

"La vida de una niña y su familia cambió para siempre debido a que el Estado de Ecuador no garantizó la calidad en el manejo del banco de sangre de la Cruz Roja y tampoco tomó las medidas necesarias para proteger a Talía y a su familia de la discriminación y estigma por la condición de VIH positivo”.

"La decisión de la Corte Interamericana establece un precedente innovador hacia la protección de los derechos de las personas que viven con VIH, por lo que Ecuador debe adoptar todas las medidas necesarias para garantizar servicios de salud de calidad y poner fin a la discriminación y al estigma en torno al VIH".

En junio de 1998, Talía recibió una transfusión de sangre proveniente de una institución de salud de la Cruz Roja. El suministro de sangre no fue analizado serológicamente. Su familia presentó diversas acciones legales a nivel interno. Cuando la situación sobre el estado de salud de Talía se hizo pública, fue expulsada de la escuela. Durante ese tiempo, ella y su familia han enfrentado múltiples factores de discriminación, los cuales han afectado diversas facetas de sus vidas. Actualmente, Talía no tiene acceso a servicios de salud de calidad y continúa siendo víctima de discriminación.

En septiembre de 2015, la Corte Interamericana estableció que Ecuador era responsable internacionalmente por no garantizar la calidad en el servicio de suministro de sangre y por no proveer servicios médicos especializados. Asimismo, la Corte Interamericana reconoció la falta de debida diligencia de las autoridades para investigar los hechos. También ordenó al Estado de Ecuador, reparar integralmente a Talía y sus familiares. Específicamente indicó que el Estado debe proveer atención médica necesaria para su salud y educación gratuita.

"Es innegable que los estándares desarrollados en esta sentencia por la Corte Interamericana sobre el derecho a la educación son un gran paso para la protección de los grupos en situación de vulnerabilidad, especialmente para las niñas y mujeres que viven con VIH”, sostuvo Ramiro Ávila, abogado de Talía. "Necesitamos que el sistema se fortalezca aún más en miras a la protección de los derechos económicos, sociales y culturales, lo que llevaría al reconocimiento de la justiciabilidad del derecho a la salud de manera directa y autónoma a través del artículo 26 de la Convención Americana".

El Centro de Derechos Reproductivos ha trabajado en todo el mundo para visibilizar los casos de discriminación contra las mujeres que viven con VIH. En 2009, el Centro de Derechos Reproductivos y Vivo Positivo presentó una petición contra Chile ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, F.S., una mujer chilena que vive con VIH y que a los 20 años fue esterilizada durante la cesaría sin su conocimiento. Este caso está pendiente de resolución por la Comisión.