Make a gift today

Honduras no se compromete a acatar las recomendaciones hechas por los Estados parte de Las Naciones Unidas para garantizar los derechos reproductivos de las mujeres

(COMUNICADO DE PRENSA) Los gobiernos de Noruega y Alemania recomendaron a Honduras legalizar el aborto en casos de violación, y 24 países también recomendaron al Estado tomar medidas para proteger y prevenir actos de violencia contra las mujeres. Pese a que el Estado hondureño tomó nota de dichas recomendaciones, no se comprometió a cambiar esta realidad.

El Embajador de Honduras dio respuesta formal por parte del gobierno a las recomendaciones de dichos países el día 25 de septiembre, en el marco del Examen Periódico Universal—examen que todos los Estados de la ONU deben hacer cada cuatro años para evaluar la situación de derechos humanos en cada país.  Aunque el Embajador anunció planes del gobierno de implementar una política para prevenir la violencia contra las mujeres, el Estado de Honduras no se comprometió a implementar las recomendaciones hechas por los Estados para permitir el aborto en casos de violación, así como para revocar la prohibición de la distribución, consumo y venta de la anticoncepción de emergencia— un mecanismo anticonceptivo esencial para que mujeres que han sido víctimas de violencia sexual puedan prevenir posibles embarazos.

Catalina Martínez Coral, Directora Regional Encargada del Centro de Derechos Reproductivos afirmó:

“Ninguna mujer que haya sido víctima de violación sexual debe continuar con un embarazo no deseado, sin embargo,  eso es lo que el gobierno de Honduras perpetúa con las prohibiciones absolutas al aborto y a la anticoncepción de emergencia”.

“Es tiempo de que el gobierno Hondureño asuma su responsabilidad internacional por la negación sistemática a los derechos reproductivos de las mujeres”.

“Tanto los gobiernos, como las Naciones Unidas necesitan continuar presionando a Honduras en la toma de acciones correctas para asegurar que un día, las mujeres en el país tengan acceso a los servicios reproductivos de salud que requieren”.

En una publicación elaborada por el Centro de Derechos Reproductivos, se reportó cómo la penalización absoluta del aborto y la anticoncepción de emergencia en Honduras pone en grave riesgo la salud y la vida de las mujeres. Honduras registra una de las tasas de violencia sexual más altas en la región. En 2012, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) reportó 1,697 casos de abuso sexual, 1,492 casos de violación y 2,263 casos de abuso sexual contra menores en el país. Pese a las altas cifras, el acceso a servicios de salud reproductiva continúa siendo un crimen.

De acuerdo con un reporte publicado por el Centro de Derechos Reproductivos, en los últimos 20 años, 35 países han reformado sus leyes restrictivas para permitir el aborto legal y seguro – una tendencia legal que ha permitido un progreso significativo en lo que refiere al reconocimiento de los derechos de las mujeres y la protección de sus vidas, lo cual incluye la reducción de las tasas de mortalidad materna en los casos de abortos inseguros. El reporte fue lanzado junto con el Mapa de Leyes sobre Aborto en el Mundo – una de las herramientas más comprensivas sobre las leyes de aborto en todo el mundo.