Make a gift today

La República Dominicana reestablece la prohibición absoluta del aborto con el nuevo código penal

(COMUNICADO DE PRENSA) A pesar que más de 90,000 abortos inseguros ocurren en la República Dominicana cada año, y que el derecho internacional de los derechos humanos garantiza el derecho de las mujeres a acceder a servicios de salud reproductiva; la Cámara de Diputados Dominicana aprobó esta semana una reforma al Código Penal, que  mantiene la prohibición absoluta del aborto y las consecuencias negativas producto de la criminalización. 
 
La República Dominicana es uno de los seis países en América Latina que mantiene una prohibición absoluta del aborto, sin ninguna excepción. Actualmente, la reforma al Código Penal se encuentra bajo revisión del Presidente Danilo Medina y se espera que esta sea aprobada el próximo año.
 
Nancy Northup, Presidenta del Centro de Derechos Reproductivos afirmó:
 
“La República Dominicana obliga a las mujeres a arriesgar sus vidas cuando buscan servicios de aborto seguro y a ser encarceladas”.
 
“La criminalización de servicios esenciales de salud de las mujeres destruye sus vidas y sus familias. Desde el Centro, seguiremos trabajando contra estas violaciones a los derechos humanos de las mujeres en la República Dominicana y en todo el mundo”.
 
A principios de este año, el Centro junto con otras organizaciones de derechos humanos testificaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre las restricciones a la garantía de los derechos de las mujeres, incluyendo asuntos de discriminación, violencia y violaciones a los derechos reproductivos de las mujeres en la República Dominicana. La prohibición absoluta del aborto es una violación a los derechos reproductivos de las mujeres que desprotege la vida y pone en riesgo la salud, inclusive en circunstancias de violencia doméstica y violaciones sexuales dónde las sobrevivientes quedan embarazadas.
 
La violencia contra las mujeres es alarmante en la República Dominicana. De acuerdo con la Procuraduría General de la República Dominicana, 86 mujeres fueron asesinadas por sus parejas en el 2013, y desde enero a septiembre de 2012, casi 10,000 casos de violencia domestica fueron reportados.
 
“En América Latina, donde las tasas de violencia sexual son unas de las más altas en todo el mundo, el acceso a servicios esenciales de salud reproductiva deben ser una prioridad fundamental” dijo Mónica Arango, Directora Regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos. “La República Dominicana ha fracasado en hacer hasta lo más mínimo para permitir el aborto seguro en los casos de violación sexual, y en los casos en que la vida y salud de la mujer se encuentran en peligro. El Presidente de la República no debe promulgar este Código Penal y debe trabajar con el Congreso para crear leyes y directrices que respeten los derechos humanos de las mujeres”.
 
Conforme a un reciente informe del Centro, 35 países han reformado su legislación para expandir el acceso a servicios de abortos seguros y legales en los últimos 20 años – una tendencia que ha marcado un gran progreso para los derechos de las mujeres, reduciendo de manera significativa las tasas de mortalidad materna debido a abortos inseguros. El informe fue publicado en conjunto con el Mapa sobre Leyes de Aborto en el Mundo—uno de los recursos interactivos más completos en materia de leyes sobre aborto en el mundo.