El Estado de Ecuador no protegió los derechos de las personas que viven con VIH